4K, 4K, 4K…

Es natural la evolución de la resolución: VCD, DVD, 720p y el muy conocido Full HD (1080p), pero ¿cómo haces para evolucionar de una tecnología que aun ni siquiera ha sido fielmente aceptada en televisión ni que tampoco es posible transmitir en las actuales conexiones a internet (excepto por algunos países como Corea del Sur donde la velocidad es de 90Mbps, mientras que en México rondamos los 3Mbps) a una resolución 4 veces mayor?

4K, es decir, 4 veces Full HD (1080p) es la nueva tendencia a la que se dirigen los medios visuales, una evolución natural pues siempre querremos más y más pixeles (aunque no los necesitemos y ni siquiera podamos notar la diferencia, por ejemplo el 8K, pero ese ya vendrá en su momento), y mejores y mejores resoluciones. 4K será una tecnología que obviamente será adoptada con una mayor velocidad que 1080p, o eso esperamos pues las más grandes televisoras dentro de México aun no han logrado llegar ni siquiera a estas resoluciones pues su resolución “HD” actualmente se encuentra en 1080i y en el caso de la gran mayoría de sus contenidos todavía los vemos en definición estándar (SD).

¿Cómo llegará el 4K? Muchos apuestan a Netflix como el evangelizador de 4K, es decir, el primero en dar contenidos para este tipo de resoluciones, por ejemplo, House of Cards en su segunda temporada — que debo aclarar que es una de mis series favoritas — llegará este 14 de febrero en 4K. Pero, la realidad es que no la podré ver ni con todas las ganas que tenga en esta resolución pues mi conexión no puede ni transmitir este contenido en una definición estándar sin que este tenga que detenerse a cargar.

Tal vez si, el 4K será adoptado mucho más rápido que Full HD, pero la adopción es una cosa que el contenido tenga una forma de llegar a nosotros es otra diferente. Creo, que las compañías deberían de dejar de llamar al 4K una revolución y concentrarse en cosas verdaderamente importantes o revolucionarias, pero este es solo mi sentir con respecto al 4K y su sobre-explotación.

4K, 4K, 4K…

Es natural la evolución de la resolución: VCD, DVD, 720p y el muy conocido Full HD (1080p), pero ¿cómo haces para evolucionar de una tecnología que aun ni siquiera ha sido fielmente aceptada en televisión ni que tampoco es posible transmitir en las actuales conexiones a internet (excepto por algunos países como Corea del Sur donde la velocidad es de 90Mbps, mientras que en México rondamos los 3Mbps) a una resolución 4 veces mayor?

4K, es decir, 4 veces Full HD (1080p) es la nueva tendencia a la que se dirigen los medios visuales, una evolución natural pues siempre querremos más y más pixeles (aunque no los necesitemos y ni siquiera podamos notar la diferencia, por ejemplo el 8K, pero ese ya vendrá en su momento), y mejores y mejores resoluciones. 4K será una tecnología que obviamente será adoptada con una mayor velocidad que 1080p, o eso esperamos pues las más grandes televisoras dentro de México aun no han logrado llegar ni siquiera a estas resoluciones pues su resolución “HD” actualmente se encuentra en 1080i y en el caso de la gran mayoría de sus contenidos todavía los vemos en definición estándar (SD).

¿Cómo llegará el 4K? Muchos apuestan a Netflix como el evangelizador de 4K, es decir, el primero en dar contenidos para este tipo de resoluciones, por ejemplo, House of Cards en su segunda temporada — que debo aclarar que es una de mis series favoritas — llegará este 14 de febrero en 4K. Pero, la realidad es que no la podré ver ni con todas las ganas que tenga en esta resolución pues mi conexión no puede ni transmitir este contenido en una definición estándar sin que este tenga que detenerse a cargar.

Tal vez si, el 4K será adoptado mucho más rápido que Full HD, pero la adopción es una cosa que el contenido tenga una forma de llegar a nosotros es otra diferente. Creo, que las compañías deberían de dejar de llamar al 4K una revolución y concentrarse en cosas verdaderamente importantes o revolucionarias, pero este es solo mi sentir con respecto al 4K y su sobre-explotación.

CES 2014, lo que nos dejo el evento más importante de electrónica de consumo del año

Como cada año se realizó en Las Vegas, Nevada el CES (Consumer Electronic Show), y aunque este año no fue distinto a los demás (así es un gran lugar de suelo de concreto repleto de electrónico por todos lados) podemos rescatar lo más importante que nos dejo el mismo.

Uno de los principales atractivos del CES este año fue la tecnología 4K de la cual tengo mucho de que hablar pero que creo debo guardar para otra columna. Lo importante a mencionar es que esta tecnología, como era lógico, ya viene y no sólo como un pasatiempo (tal como lo fue el 3D), pero es correcto mencionar que no veremos su adopción real en menos de 5 años, por cierto, creo que lo más probable es que esta adopción vendrá de compañías como Netflix quien es otro de los puntos más importantes del CES 2014.

Aunque no contó con un stand, Netflix fue una de las compañías más mencionadas durante este show, quizás por sus anuncios como el ofrecer sus series originales — House of Cards: Season 2, por ejemplo — en 4K, siendo así la primera distribuidora de gran tamaño en ofrecer este contenido en esta resolución.

Cámaras, teléfonos, automóviles y drones formaron parte de los exhibido en el CES, pero nada destacado, salvo algunas excepciones como el i-Road, un vehículo de transporte personal, o tecnologías como la de Audi que analiza los semáforos y decide si apagar el motor, cuando iniciarlo, etc. Pero, entre toda esta maraña de cosas debemos mencionar a Sony ¿la razón? Hacía mucho tiempo que no veíamos a esta compañía el lanzarse a innovar y hacer cosas extrañas como su proyector de pared que nos permitirá estar en una calle de Japón de tamaño real o su concepto de juegos en la nube con “PlayStation Now”.

Finalmente, cabe mencionar a lo mejor del CES 2014: el Oculus Rift, Crystal Cove; quienes robaron el show al igual que el año pasado mejorando su visor de realidad aumentada con mejor resolución y un tiempo de respuesta natural del cual vale la pena hablar en otra ocasión.

CES 2014, lo que nos dejo el evento más importante de electrónica de consumo del año

Como cada año se realizó en Las Vegas, Nevada el CES (Consumer Electronic Show), y aunque este año no fue distinto a los demás (así es un gran lugar de suelo de concreto repleto de electrónico por todos lados) podemos rescatar lo más importante que nos dejo el mismo.

Uno de los principales atractivos del CES este año fue la tecnología 4K de la cual tengo mucho de que hablar pero que creo debo guardar para otra columna. Lo importante a mencionar es que esta tecnología, como era lógico, ya viene y no sólo como un pasatiempo (tal como lo fue el 3D), pero es correcto mencionar que no veremos su adopción real en menos de 5 años, por cierto, creo que lo más probable es que esta adopción vendrá de compañías como Netflix quien es otro de los puntos más importantes del CES 2014.

Aunque no contó con un stand, Netflix fue una de las compañías más mencionadas durante este show, quizás por sus anuncios como el ofrecer sus series originales — House of Cards: Season 2, por ejemplo — en 4K, siendo así la primera distribuidora de gran tamaño en ofrecer este contenido en esta resolución.

Cámaras, teléfonos, automóviles y drones formaron parte de los exhibido en el CES, pero nada destacado, salvo algunas excepciones como el i-Road, un vehículo de transporte personal, o tecnologías como la de Audi que analiza los semáforos y decide si apagar el motor, cuando iniciarlo, etc. Pero, entre toda esta maraña de cosas debemos mencionar a Sony ¿la razón? Hacía mucho tiempo que no veíamos a esta compañía el lanzarse a innovar y hacer cosas extrañas como su proyector de pared que nos permitirá estar en una calle de Japón de tamaño real o su concepto de juegos en la nube con “PlayStation Now”.

Finalmente, cabe mencionar a lo mejor del CES 2014: el Oculus Rift, Crystal Cove; quienes robaron el show al igual que el año pasado mejorando su visor de realidad aumentada con mejor resolución y un tiempo de respuesta natural del cual vale la pena hablar en otra ocasión.

Regresando a iOS

1 año y 6 meses, ese es el tiempo que pasó desde que dejé iOS y decidí ir y probar Android. Muchos dicen que una vez probando Android te enamoras y decides no regresar a iOS, lamentablemente, esto no fue así para mi.

Amé y adoré muchas cosas al utilizar un teléfono Android, creo que la que he repetido sin cansancio y que no puedo olvidar es el hecho de compartir fácilmente contenido entre aplicaciones sin problema alguno, un click en el botón de menú contextual y listo podías compartir tu contenido entre aplicaciones. Pero hoy, en el momento en que escribo esta columna puedo decir que eso y la otra cosa que me gustaba mucho en Android, el poder modificar casi todo en mi teléfono, por ejemplo, poner Facebook Home; no lo extraño y de hecho no recordaba ninguna de estas características hasta el momento en que escribo esto de Android en iOS.

Hoy, como lo escribía en las razones de porque regresaba a iOS les puedo decir que simplemente amo y adoro iOS, no he tenido ningún problema, incluso la función del iPhone 5S de lector de huellas digitales se me hace una excelente característica pues mantengo la seguridad en mi teléfono sin el retraso de introducir una contraseña, el flujo de trabajo en mi teléfono regresó a una velocidad impresionante sin comprometer la seguridad de mis datos (hablando sobre la contraseña del teléfono).

Pero pasó algo que nunca imaginé, y de lo cuál comentaba mucho, es que simplemente no encuentro ninguna aplicación que me llamé y me llené como pensé, todas las aplicaciones se me hacen iguales o parecidas, pareciera que estoy acostumbrado a Android y que las aplicaciones que necesito ya las tengo y no necesito más, pero para poder hablar más afondo de esto debo esperar un poco más y así saber cuando las nuevas aplicaciones salgan si realmente ha sido diferente cambiar de Android a iOS.

Esto no quiere decir que recomiende que todos cambien a iOS, no, lo que digo es que en mi caso puedo asegurar que volví a un buen flujo de trabajo.

Regresando a iOS

1 año y 6 meses, ese es el tiempo que pasó desde que dejé iOS y decidí ir y probar Android. Muchos dicen que una vez probando Android te enamoras y decides no regresar a iOS, lamentablemente, esto no fue así para mi.

Amé y adoré muchas cosas al utilizar un teléfono Android, creo que la que he repetido sin cansancio y que no puedo olvidar es el hecho de compartir fácilmente contenido entre aplicaciones sin problema alguno, un click en el botón de menú contextual y listo podías compartir tu contenido entre aplicaciones. Pero hoy, en el momento en que escribo esta columna puedo decir que eso y la otra cosa que me gustaba mucho en Android, el poder modificar casi todo en mi teléfono, por ejemplo, poner Facebook Home; no lo extraño y de hecho no recordaba ninguna de estas características hasta el momento en que escribo esto de Android en iOS.

Hoy, como lo escribía en las razones de porque regresaba a iOS les puedo decir que simplemente amo y adoro iOS, no he tenido ningún problema, incluso la función del iPhone 5S de lector de huellas digitales se me hace una excelente característica pues mantengo la seguridad en mi teléfono sin el retraso de introducir una contraseña, el flujo de trabajo en mi teléfono regresó a una velocidad impresionante sin comprometer la seguridad de mis datos (hablando sobre la contraseña del teléfono).

Pero pasó algo que nunca imaginé, y de lo cuál comentaba mucho, es que simplemente no encuentro ninguna aplicación que me llamé y me llené como pensé, todas las aplicaciones se me hacen iguales o parecidas, pareciera que estoy acostumbrado a Android y que las aplicaciones que necesito ya las tengo y no necesito más, pero para poder hablar más afondo de esto debo esperar un poco más y así saber cuando las nuevas aplicaciones salgan si realmente ha sido diferente cambiar de Android a iOS.

Esto no quiere decir que recomiende que todos cambien a iOS, no, lo que digo es que en mi caso puedo asegurar que volví a un buen flujo de trabajo.